egiari-zor-txaloakjpg.jpg

¿Quién somos?

Egiari Zor Fundazioa se creó el 22 de abril del año 2012. Tiene como objetivo trabajar a favor de los derechos de las víctimas que han sufrido la violencia de los Estados.

Conforman la Fundación familiares de personas que han sido asesinadas en el contexto del conflicto vasco y personas que han sido heridas o torturadas.

Somos un sector amplio y plural, que reúne a personas de diversas sensibilidades.

¿Por qué surgimos?

Surgimos porque somos un sector que durante largos años ha sufrido la falta de reconocimiento oficial como víctimas: nunca hemos sido tomadas en consideración entre los datos monopolizados por el Estado. Por ello, lo que nos une es que todas hemos sufrido su violencia de una forma u otra, y que aún nadie ha asumido la responsabilidad de ello.

¿Para qué surgimos?

Decidimos unirnos para tratar de convertir nuestro dolor en virtud y hacer una contribución en el nuevo contexto de paz surgido en Euskal Herria tras la decisión de ETA del año 2011 de declarar un alto al fuego definitivo.

Tenemos vocación de trabajar a favor de una resolución del conflicto basada en el acuerdo político y democrático, al ser las razones y consecuencias del conflicto políticas.

¿Qué es lo que nos une?

Este es nuestro principal compromiso: construir una nueva sociedad que tenga como principios básicos la convivencia, los derechos humanos y la paz.

La sociedad vasca no supo detener la escalada de vulneraciones de derechos humanos sufridos durante largos años. Fallaron todas las vías de diálogo, acuerdo y negociación.

Nunca más podemos permitir que se repita algo así. Ese es nuestro principal compromiso ético.

Además, estos son los principios que rigen nuestra labor:

  •     Es imprescindible tratar el conflicto desde una perspectiva integral y ofrecer recursos para que ello sea posible: las muertes, las ejecuciones extra-judiciales, las desapariciones forzosas, las amenazas y todo el resto de sufrimientos han supuesto un drama individual y colectivo. Esa tragedia debe ser reconocida y reparada de manera integral.
  •     Actitud contraria a todo uso de la violencia: nunca debió de haber sucedido nada así. Tampoco se ha de olvidar que aún persisten ciertas formas de violencia. Exigimos el fin definitivo de todas ellas.
  •     Actitud favorable a un relato poliédrico y plural, siempre garantizando la narración de la verdad completa.
  •     Actitud contraria a la instrumentalización de las víctimas: rechazamos el uso de las víctimas para defender intereses partidistas o particulares.
  •     No a la categorización entre víctimas: exigimos respuestas igualitarias ante todas las vulneraciones de derechos humanos.
  •     Son necesarios mecanismos novedosos de reconocimiento y reparación de las víctimas: estamos a favor de probar y poner en marcha mecanismos novedosos que faciliten el reconocimiento y reparación de todas las víctimas, debido a que no compartimos la búsqueda de castigo que el modelo tradicional de justicia tiene como objetivo. En ese sentido, reivindicamos la verdad como mecanismo de justicia.

¿Cuál es nuestro trabajo?

Son cuatro nuestras principales líneas de trabajo:

1. Superar la categorización que las víctimas del conflicto vasco han sufrido hasta hoy, y trabajar para garantizar el mismo nivel de reconocimiento a todas las personas que han sufrido iguales vulneraciones de derechos humanos. Para ello, ponemos a disposición de las víctimas los mecanismos legales existentes (ayuda en tramitaciones, asesoramiento…), o trabajamos para la puesta en marcha de mecanismos novedosos que posibiliten el reconocimiento.

2. Sacar a la luz las verdades ocultadas. Muchos de los sufrimientos vividos en el seno del conflicto permanecen aún hoy día ocultas, bien porque no se conocen, bien porque han sido deliberadamente ocultadas. Trabajamos para sacar todas ellas a la luz, para conocer y dar a conocer todo lo que ha sucedido, y garantizar así que lo vivido no volverá a repetirse en el futuro. Ello lo llevamos a cabo mediante charlas o labores de investigación.

3. Reivindicar que es necesario un nuevo modelo de justicia para construir la convivencia: para alcanzar el escenario donde todas las consecuencias del conflicto están superadas y resueltas, es necesario no seguir generando más sufrimiento. Por ello, consideramos necesario construir un nuevo modelo de justicia cuyo objetivo final sea la verdad y no el castigo, para no prolongar más el conflicto, no eternizar sus consecuencias y no obstaculizar la resolución. Ello, tan solo será posible tomando como base el amplio compromiso de los sectores institucionales y sociales vascos. Trabajamos día a día para socializar esta reflexión.

4. Denuncia pública de la impunidad de nuestros victimarios: trabajamos para conocer, dar a conocer y denunciar públicamente cuáles son las responsabilidades directas e indirectas de los crímenes que nos golpearon, porque en muchas ocasiones, aún hoy día, no han sido asumidas.